Roquedos

RoquedosGENERALIDADES

Resulta fácil encontrar acantilados rocosos por casi toda Navarra, si bien éstos resultan más abundantes y espectaculares en las regiones montañosas como las zonas del noroeste (Urbasa, Lokiz, Codés, Aralar, Andia) y el Prepirineo y el Pirineo. En estas zonas la mayoría de los acantilados están constituidos por roca caliza fuertemente erosionada por el agua, mientras que en la mitad meridional lo normal son los yesos y arcillas.

Cabe destacar la zona prepirenaica por la abundancia de foces con amplios roquedos que reúnen una avifauna especializada. Los más conocidos son la Foz de Lumbier, Foz de Arbayun y Foz de Burgi.

AVIFAUNA

Los acantilados constituyen un medio muy interesante: los múltiples huecos que presentan constituyen un excelente refugio para numerosas aves y el hecho de que estén ubicados en lugares inaccesibles y recorridos por fuertes corrientes de aire ofrece seguridad y facilidad para remontar el vuelo a las grandes rapaces.

Así, los roquedos son utilizados básicamente como refugio y lugar de cría, mientras que la búsqueda de alimento se realiza en el entorno.

Las especies más llamativas son sin duda las rapaces. En los cortados pueden criar Alimoche, Buitres leonado, Quebrantahuesos, Águila real, Halcón peregrino y Cernícalo vulgar. Muy rara resulta el Águila-azor perdicera. Entre las rapaces nocturnas están la Lechuza común, Mochuelo europeo y Búho real.

Pero también hay otras aves menos llamativas pero igual de interesantes como el Vencejo real, Paloma bravía, Avión roquero, Avión común, Roquero rojo, Roquero solitario, Colirrojo tizón, Chova piquirroja, Cuervo, Grajilla y Gorrión chillón.

Durante el invierno es posible ver también al Treparriscos y al Acentor alpino por una buena parte de los roquedos de zonas más bajas a la de la alta montaña.

Contenidos cedidos por el Departamento de Turismo del Gobierno de Navarra


Inicio Subir